“Volver a mi país no es una opción”

Texto: ITZEL PORRAS

Fotos: Israel Castillo

Caravana

Foto: Rubén Figueroa / Movimiento Migrante Mesoamericano

María se quita poco a poco los tenis deshechos, con gestos de dolor busca cómo curarse las heridas de los pies llenos de ampollas, están destrozados por el recorrido que ha realizado desde Centroamérica. Se encuentra en el municipio de Escuintla, Chiapas y se dispone a descansar para después continuar con su recorrido rumbo a Estados Unidos.

Ella forma parte de una de las caravanas migrantes que llegó a la frontera de México el 12 de abril. Salió de su país por falta de oportunidades, tiene 18 años y ha dejado un bebé con su madre, “no tuve otra opción, no tenía para darle de comer”, menciona. Ella sabía de los peligros del viaje, por lo cual optó por no llevar a su hijo. “Cuando llegue a Estados Unidos mandaré a traerlo”, comenta.

Foto: Israel Castillo

A su lado se encuentra William proveniente de Honduras, cuenta que salió de su país porque no tenían apoyo. “En mi país yo soy profesional, soy contador público, pero de nada sirve porque el gobierno no apoya eso. En mi país hay demasiados profesionales que están huyendo”, afirma.

En la caravana también transita Brayan, él es hondureño, es cantante y busca llegar a Estados Unidos para internacionalizar su música. “La música es lo que a mí me apasiona, espero llegar a Estados Unidos para dar a conocer lo que hago y cumplir mi sueño.”

En su recorrido el éxodo centroamericano busca llegar al país norteamericano para cumplir con metas que en sus países no le son posibles, algunos también han salido por la violencia y buscan huir para salvaguardar sus vidas, pero en su camino por México se han enfrentado a varias dificultades.

Foto: Israel Castillo

Karol Rodríguez perdió a sus dos hijas, cuenta que fueron subidas al carro de la Policía Federal “ellas ya no podían caminar, no aguantaban”, señala. Las autoridades le informaron que llevarían a las niñas a el municipio de Mapastepec, pero al llegar al lugar no encontraron a nadie.

José comenta que cuando llegaron a Escuintla no los querían dejar entrar. “No nos querían dejar venir aquí, nos querían mandar para un campo. Además, nos quitaron a un muchacho que era el que nos venía enseñando el camino, pues la mayoría de nosotros no conoce el lugar.”

DSC_7513

“Luego les pedimos a la gente que se llevaron, se llevaron a bastantes, se las pedimos y nadie ni los federales ni la Policía Municipal ni los civiles que andan ayudando, nadie sabe de la gente. ¿Entonces en que están ayudando?”, se cuestiona.

Comenta que cuando entraron a la plaza amenazaron con llamar a migración. “Les dijeron a la gente que cerraran las puertas porque les íbamos a robar. No andamos en eso, venimos limpiando los puestos, venimos tratando de hacer lo mejor y nos tratan como animales”, indica.

Mientras ellos se encontraban en el municipio de Escuintla, un grupo de personas migrantes los esperaba en Mapastepec para coordinarse y caminar juntos.

Recuento de los hechos

El 20 de marzo se suspendieron las entregas de oficios de salida y se cerraron las oficinas del Instituto Nacional de Migración en Tapachula, Chiapas. Por lo que algunos decidieron avanzar en caravana para continuar con su recorrido a Estados Unidos.

DSC_7695

Foto: Movimiento Migrante Mesoamericano

El viernes 19 de abril se realizó la primera redada en el municipio de Mapastepec, donde probablemente se encontraban las hijas de Karol Rodríguez. Los vecinos del lugar comentan que las personas migrantes llevaban aproximadamente 20 días esperando una resolución a la petición de documentos.

Algunos comerciantes cuentan que las personas se encontraban en el auditorio y otros más en el río cuando fueron tomados por sorpresa. “La gente estaba descansando, cuando de pronto comenzó la corretiza”, señala una mujer quien pide no mencionar su nombre por seguridad.

“Niños gritando, llorando, todos corriendo al monte. Atraparon aproximadamente a 200 personas, los cuales fueron deportados, aunque algunos lograron esconderse. De un momento a otro las calles se silenciaron”, señala la mujer.

Dos días después volvieron a realizarse redadas en el municipio de Pijijiapan, Chiapas, donde se señala la detención de aproximadamente 400 personas migrantes.

Han sido días largos desde que el éxodo centroamericano entró a México, a pesar de los intentos por detenerlos ellos continúan avanzando, transitan en tren o por el monte, las cuales son rutas más peligrosas.

William menciona “volver a mi país no es una opción, en Honduras no tenemos nada, así que tampoco tenemos que perder.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.