CRONICA: “Mamà mandame una partida de nacimiento”

 

Por: ITZEL PORRAS 

En una casita pequeña color naranja, que a la entrada tiene un letrero con la leyenda “Dios Bendiga Nuestro Hogar”, vive Marta Elena, una mujer de la tercera edad, en su cabello se puede ver el paso del tiempo, su piel es morena y está quemada por el sol, padece problemas del corazón y le han diagnosticado diabetes, anda con una profunda tristeza en su mirada.

20180314_142630

Ha pasado por momentos tan difíciles que a ninguna madre en sus circunstancias le gustaría seguir viviendo. La vida le dio la oportunidad de criar a cinco hijos, de ellos sólo le queda uno y está desaparecido, a los demás los mataron. “Hace quince días me mataron a Beto, hace quince días lo enterré, él andaba taxeando (trabajando en un taxi), a mí me mataron a mis cuatro hijos”afirma Marta Elena con notable dolor en su voz y  lágrimas en su rostro.

Raúl N creció en la colonia Rivera Hernández, en San Pedro Sula, Honduras, lugar famoso por los altos índices de violencia, donde el destino de muchos jóvenes es la muerte. De acuerdo con un informe publicado en el 2016 por el grupo de investigación de datos Verisk Maplecroft, Honduras ocupa el 6to lugar en la lista de los países más violentos de América Latina. Él salió de su país a los quince años, rumbo a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades, las cuales en Honduras no pudo tener, al paso del tiempo fue deportado.

Cuando regresó a casa tuvo muchos problemas con las pandillas que dominan el barrio, debido a los tatuajes que portaba. En los lugares que controlan las maras una forma de identificar a que barrio perteneces son los tatuajes, a pesar de que alguien que reside ahí no sea  de ninguno de los barrios esto les suele llamar la atención a estas bandas.

Raúl sabía que si continuaba en su país sería asesinado, es por eso que decidió volver a irse. En el transcurso del tiempo perdió comunicación con su familia.

Mamá mándame una partida de nacimiento

Lo único que aún le quedaba a doña Marta Elena era la esperanza de algún día volver a saber de su hijo; “tiene cinco años que no sé nada, yo le he pedido a dios saber algo de él” afirmó.

Las cosas cambiarían gracias al proyecto Puentes de Esperanza que se encarga de reencontrar familias que fueron separadas por la migración y perdieron comunicación en su tránsito por México. Lo que antes fueron plegarías a dios ahora se convierte en realidad.

Raúl no está detenido, ni ha muerto, él vive en México… le aseguró Rubén Figueroa coordinador del proyecto “Puentes de Esperanza” e integrante del Movimiento Migrante Mesoamericano.

“Mamá mándeme una partida de nacimiento”, fueron las palabras que Raúl le dijo a su madre, Marta Elena, después de cinco años de no tener comunicación. La madre se sorprendió al escuchar la voz de su hijo, el semblante de su rostro cambió drásticamente, ahora las lágrimas son de alegría.

Por una llamada telefónica logran comunicarse; Doña Marta: ¿Hijo cómo estás?… Me mataron a Beto… un silencio recorre el lugar, Raúl no dice nada al respecto, sólo se queda callado, como si supiera que eso pasaría. -Raúl: ¿Usted cómo esta madre?  Doña Marta: yo ando muy enferma hijo. Raúl: mamá mándeme una partida de nacimiento, estoy en México y estoy bien, ya tengo dos niños. Mándeme una partida de nacimiento…

Raúl, insiste en la partida de nacimiento porque tiene miedo de que sea deportado de nuevo, sabe que si regresa a su país, su único destino será la muerte, y doña Marta Elena asume que si su hijo está vivo es porque no está con ellos, en Honduras.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.