Reyna y Juana, tercer reencuentro propiciado por la XII Caravana, en Huixtla

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En un humilde salón de una iglesia en Huixtla, Chiapas, Reina Edubinia Amaya abrazó a su hija desesperadamente, tocándola por la primera vez en ocho años. Su hija, Juana del Carmen Amaya Quintanilla, puso su mano en la cara de su mamá incrédulamente. Dos chicos con pelo rapado agarraron a su abuela, a quien no conocían, cuando ella les ofreció sus manos. Miraron asustadamente al grupo de centroamericanos en un círculo alrededor que estaba aplaudiendo fuertemente, mirando a este sueño cumplido.

Esta mañana del 30 de noviembre, Reina estaba lejos de los sembradíos de café de El Salvador, donde vive. Viajó desde su país para encontrar a su hija perdida, después de que estableció contacto con la ayuda del Movimiento Migrante Mesoamericano. Reina venía con la XII Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos, quienes cruzaron la mayoría de los estados del sur y del centro de México en su búsqueda. Viajó casi toda la ruta con un pañuelo blanco tejido, para protegerse del fuerte sol del país.

Durante una previa caravana organizada por el Movimiento Migrante Mesoamericano, Juana había acercado a las madres, quienes estaban haciendo una manifestación pública para pedirles ayuda encontrando a su mamá. El COFAMIDE, el comité de El Salvador, estaba encargado de apuntar datos y buscar a familiares de las personas que se le acercaran. Pero su familia sufriría mucho antes de reunirse en el municipio de Arriaga este año.

“Mi historia es larga,” Reina dijo el día del reencuentro, mientras secaba sus ojos con una toalla blanca.

Su historia suena como muchos otros sueños rotos de centroamericanos quienes huyeron a Estados Unidos, pero que destruyeron a su familia en el proceso. El padre de los dos hijos mayores de su hija Juana se mudó de El Salvador a Estados Unidos cuando sus niños eran chiquitos. Aunque su esposo continuó apoyando a sus bebés en El Salvador.

Juana intentó seguir su marido después de un año y medio, pero el camino a través de tres países fue demasiado duro y no lo acabó. En Tijuana, fue víctima de trata, lo que tuvo un gran impacto en su manera de vivir. “Tenía yo miedo, me dio mucho miedo seguir pa’ atrás”, dijo Juana, quien ahora tiene 28. Como resultado, se quedó en el limbo, incapaz de reunirse con su marido ni de regresar a su hogar. En El Salvador, Reina se quedó con los dos niños, esperando noticias de sus familiares.

Juana no sabía que el mismo año en que iba a encontrar a la caravana, su marido sería deportado de los Estados Unidos y que, mientras intentaba buscarla, fallecería. Pasó la Navidad en la casa de su suegra, y el próximo mayo fue enterrado. Fue difícil explicar la situación a los dos niños de 10 y 13 que viven con ella en El Salvador, quienes no tienen noticias de su mamá. No sabía si estaba viva o muerta. Ellos les preguntó: “Qué va a pasar ahora, abuela? Quedamos huérfanos. No tenemos ni mamá ni papá.”

Pero por reestablecieron contacto el 2016 con la ayuda de la caravana, y fue que vino con la protección de la XII Caravana para ver la parte desconocida de su familia. Se abrazaron con flores en un mano, el papá mexicano de los niños esperaba a un lado, observando el escenario.

Todos saben que su futuro es incierto, porque requieren papeles oficiales para llegar juntos a El Salvador y permiso para permitir que los niños salen del país.

“Si hay la posibilidad de sacarla ella, pues, con todos los niños, y si no, yo me quedo, con las palabras que ella me ha dicho de que sufre mucho”, dijo Reina. “Si va a sufrir, vamos a sufrir juntas.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s