Once millones de preguntas

Elvira Arellano

El martes comenzaron los debates entre Hillary Clinton y Donald Trump.  En el debate no hubo ni una sola pregunta sobre las políticas de los dos candidatos sobre la inmigración, o lo que proponen hacer con los once millones de indocumentados y sus familias que viven en este país.  No obstante son muchas las cosas que deben preguntarse al respecto.   En particular, yo tengo 11 millones de preguntas que le quisiera poner al Sr. Trump.

Para empezar, una pregunta persona.  Mi hijo, un ciudadano de los Estados Unidos,  desea saber si a su madre le van a permitir permanecer en los Estados Unidos mientras que él termina sus estudios de secundaria y se preparar a ingresar en la universidad.  Mi hijo ha estado prestado mucha atención al Sr. Trump y le inspiran dudas lo dicho por el empresario sobre si los “bebes de ancla” vayan a perder su ciudadanía y su derecho de vivir en este país.

Su amigo Norberto es un “soñador” y acaba de renovar su inscripción en el programa DACA.  Norberto desea saber si Trump lo deportaría.  Acaba de terminar sus estudios de secundaria y ha estado chambeando para acumular los fondos para estudiar en la universidad. ¿Acaso toda esta preparación ha sido en vano? Roberto quiere saber si su esposa, con quien ha estado casado durante 20 años, será deportada, con el resultado de dejarle a él solo para cuidar a sus cinco hijos.

El año pasado Amelia vino a este país como refugiada cuando los narcotraficantes mataron a su marido y intentaron matar a ella también.  Ella desea saber si Trump la deportaría a su muerte.

El lector ya entiende lo que pretendo decir.  Once millones de seres humanos, más los que los aman y dependen de ellos, tenemos preguntas muy personales para el Sr. Trump.  Su única opción es de tratar de adivinar las respuestas a base de lo que ha dicho durante el año pasado.   Ha expresado claramente que desea expulsar a los 11 millones de “su” América y de ninguna manera permitiría que nos legalicemos y quedemos en este país.   Tenemos que aceptar de que lo que él dice, es lo que hará como presidente.

El problema que los once millones enfrentan es que no tienen el derecho del sufragio en este país.  Tampoco lo tienen los 1.4 millones de soñadores.  Tampoco los 5 millones de residentes permanentes legales que no tienen la ciudadanía estadounidense.  Por lo tanto debemos poner otra pregunta más, no a Trump sino a los ciudadanos y votantes de los Estados Unidos.

¿Desean ustedes vivir en un país en donde millones de seres humanos están cazados como animales y expulsados del país?  ¿Acaso desean vivir en un país donde se autoriza que corporaciones municipales de policía tengan la autoridad de “perfilar” de posibles inmigrantes, revisar sus papeles y entregarlos a la policía de inmigración?  ¿Serán ustedes capaces de mirarles en los ojos de las familias y los jóvenes y decirles “sí, estoy de acuerdo con Sr. Trump. Ustedes deben ser llevados arrastrados de los senos de sus familias, agarrados presos y deportados”.

¿Quién sería capaz de contestar en sentido afirmativo a tales preguntas?  No puedo creer que la mayoría de los latinos dirían que “sí”.  Tampoco puedo creerlo de la mayoría de la gente de color. Pero según los últimos sondeos de intención de votar, Clinton y Trump se encuentran prácticamente empatados.  De modo que ¿Quiénes son estos millones que nos odian tanto?  Han de ser los que dicen “que América sea un país blanco de nuevo”.

Si esta elección realmente es una contienda entre aquella gente y los demás de nosotros, ninguno de nosotros, con o sin papeles, estamos seguros.  El resultado de esta elección tendrá un impacto inmediato en las vidas de los once millones y sus familias, y seguramente la represión no pará con los que no tenemos papeles.  Esta elección servirá para determinar si gente de color tengamos un lugar en esta nación.  Ojala que ustedes que si gozan del derecho del sufragio , no se olviden de este hecho cuando lo ejercen. 

 

There is one comment

  1. Mercedes Moreno

    Ninguno de los dos candidatos han hablado de la plataforma o la agenda sobre de lo que harán si llegan ala Presidecia,desde el principio de los debates de la candidatura ninguno de ellos dio muestras o interés en hablar sobre lo que piensan desarrollar en su agenda de trabajo siempre fueron evasivos y Trump desde un principio demostró el odio y la clase de persona que es yo pienso que ninguno de los dos tienen interés en ayudar ala comunidad en desarrollar un plan de trabajo favorable,ala humanidad y menos a los migrantes. EE UU es otro país de doble moral como el resto de lo otros países que los políticos solo usan el voto como simbolismó de democracia pero la verdad es que solo piensan en el poder y bienestar personal y económico de ellos mismos.
    No me explico porque la contienda Electorar en EE UU siempre tienen que enfocarse los candidatos en la vida personal del uno hacia el otro, es una vergüenza escuchar la vida privada de un candidato y no enfocarse en la Plataforma política para el bienestar del pueblo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s