Migrantes en Michigan viven con miedo pese a promesa del ICE de “No mas” redadas

Chicago (IL) – Activistas en Flint, Michigan, informaron hoy que pese a la promesa de Inmigración de que no habrá redadas, los indocumentados siguen viviendo con temor a las deportaciones y no se atreven a pedir ayuda debido a la emergencia sanitaria que vive la ciudad.

Victoria Arteaga, de la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, dijo en una entrevista telefónica que las organizaciones que distribuyen agua embotellada y otros recursos recibieron una comunicación de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), donde “prometen no interferir” en la situación.

“Nos aseguran que no van a actuar en las áreas de distribución de agua y eso nos tranquiliza”, señaló.

Por su parte, el gobernador del estado, Rick Snyder, escribió una carta a todas las agencias involucradas con la ayuda para que no se niegue servicios a las personas que carezcan de identificación, uno de los principales obstáculos enfrentados por los indocumentados para recibir agua embotellada.

Asimismo, el Gobierno ha distribuido instrucciones en español para la población inmigrante mexicana y centroamericana de la ciudad, además de tarjetas en árabe y chino, y habilitó un teléfono para emergencias con operadores bilingües.

Pese a todos estos esfuerzos, los casi mil indocumentados hispanos que viven en la zona este de Flint todavía tienen miedo de salir de las sombras para reclamar la ayuda que necesitan para enfrentar la emergencia provocada por la contaminación del agua que reciben por las cañerías.

“Viven en un mundo donde es difícil convencerlos que tienen que dar un paso al frente y salir en busca de ayuda”, dijo Arteaga.

Igualmente, las autoridades de la iglesia ubicada en la zona norte quedaron muy conformes con la concurrencia que tuvieron el pasado domingo a una feria donde se extrajo sangre a niños para estudiar el nivel de plomo en la sangre, y se informó en español sobre la ayuda disponible.

Una coalición de iglesias, voluntarios y organizaciones comunitarias distribuye gratuitamente agua embotellada, filtros, fórmula para bebés, jarras con filtros y toallitas para bebés, que se usan para la limpieza de caras y manos.

Samantha Magdaleno, de la organización One Michigan, dijo a Efe que “no es mucho más lo que se puede hacer” con el agua embotellada, y las organizaciones que ayudan a los indocumentados de Flint se preocupan por el futuro, “una vez que se hayan ido los reporteros y las cámaras”.

Lo mismo señaló Arteaga, para quien “el paso del tiempo hará perder el interés por una solución que no sabemos de dónde vendrá y cuánto va a demorar”.

Esos grupos reclaman ayuda monetaria de las organizaciones nacionales hispanas y de otros estados que han donado cargamentos de agua embotellada, para contratar a un coordinador que trabaje a largo plazo con los indocumentados de Flint.

La crisis comenzó en 2014, cuando la ciudad de 100.000 habitantes ubicada a 75 millas al norte de Detroit, dejó de recibir agua potable del sistema de distribución de Detroit y comenzó a abastecerse del contaminado río Flint.

Según estudios de la Agencia de Protección del Medio Ambiente, esa agua no fue tratada adecuadamente lo que provocó la corrosión de las cañerías y por consiguiente la contaminación con altos niveles de plomo en el agua que llega a los consumidores. EFE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s