La solidaridad que reencuentra familias migrantes

POR: Ehecatl Rios

La conferencia esta a punto de terminar, Ruben Figueroa se sienta con los ponentes, toma el micrófono, está distraído, toma su teléfono y empieza a hablar a través de él importando poco lo que opinen los asistentes, se le nota emocionado, distraído a lo que dice al micrófono, finalmente dice, tenemos una sorpresa.

Rubén pone en altavoz su teléfono y lo pega al micrófono, la voz de una mujer resuena, ” hola hermana soy yo” Nombra a gloria saenz quien proviene de Nicaragua, veo su rostro brevemente en lo que los compañeros lo inmortalizan, no puedo reaccionar rápido, trato de entender su expresión, capturó su imagen de otra forma. el trayecto es corto al estrado, pero bien pudieron ser mil años, o los mismos que ha esperado, el mismo tiempo de desconcierto que ha soportado el no saber de su amada, veo su rostro, absorto, desconcertado, tiene miedo ¿estará bien?

 

Ella se ilumina pese a la luz tenue del auditorio Ricardo Flores Magón de la UNAM, se sienta a un costado de los ponentes, toma el teléfono con una mano, su rostro con la otra, esperando cualquier noticia, preparándose para cualquier posibilidad, se escapa de su cuerpo, para ella nada más existe en el auditorio, solo ella y el teléfono, escucha lo que dice el parlante a su oído, no lo esperaba, es esperanza su hermana de quién no sabía hace ocho años que para gloria pudieron ser mil, su hermana hallada está bien, está en el estado de Veracruz, gracias a una publicación del periódico se dio con su paradero.

esperanza llora y sale del auditorio por una puerta lateral con él teléfono pegado a sus oreja, llora, toma su rostro, no puede creer lo que pasa, aún no. llora y abraza a maritza también de Nicaragua, ella habla y realmente no escucho su voz, no es necesario escuchar sus palabras, su rostro habla, ahora la luz es más cálida que en el auditorio, el sol es radiante para ella, para todos los que buscan a un ser amado.

esper.jpg

Regresa al auditorio se sienta veo como tiembla, no puede reír, pero su rostro tiene algo más ligero, debajo de su gorra con el logotipo del movimiento migrante mesoamericano esta sentada ya en el auditorio.

Esperanza le promete a su hermana Gloria regresar juntas a Nicaragua. al terminar la llamada Gloria se comunica con sus familiares, el hallazgo es volver a la vida para una familia entera, es ver cómo una sola luz puede iluminar tanta oscuridad en un camino también llamado la ruta de la muerte.

Hace una semana Gloria paso por Coatzacoalcos, Veracruz en la “Caravana de madres de migrantes desaparecidos” ante la peticion hacia los periodistas locales de difunfir su caso, su hermana Esperanza logro tener contacto con su hermana, una persona le llevo un persona le llevo un periodico y le dijeron que la andaban buscando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s